¿Estás listo para emprender?

Es importante ser honesto contigo mismo sobre lo que deseas en la vida. Pregúntate si el emprender es para ti y si además ya estás listo para hacerlo.

No todo el mundo está destinado a ser empresario y el emprender puede conducir a una vida de libertad y de beneficio a terceros, pero también puede ser una pesadilla cuando alguien no se encuentra a la altura de esta tarea. Descubre las señales de que aún no estás listo para hacerlo y en caso de que así sea, tengas paciencia para ir tras tus objetivos.

No te sientes motivado

De tu emprendimiento solo vas a obtener aquello que aportes. Tu habilidad de hacer cosas de manera independiente es muy importante. Debes de estar motivado para poder completar tareas, en especial cuando no tengas ganas de hacerlas. Si eres de los que necesitas una persona o figura de autoridad que te diga que hacer, no estás listo.

No has establecido la base

Antes de que consideres renunciar a tu trabajo de oficina, deberías tener una base establecida para el negocio. Esta base debe contar con un fondo de emergencia generoso, pues nunca sabes cuando las cosas no van a resultar como lo planeaste. Además, se debe de tener una base sólida financiera. Tu deuda no tendrá que estar fuera de control y tendrás que tener el flujo económico suficiente para cubrir tus gastos cómodamente ya que los ingresos del emprendimiento pueden ser esporádicos y tienes que prepararte para ello.

Te aturdes al encontrarte bajo presión

El estrés de estar al frente de un negocio puede ser abrumador, pero tendrás que llevarlo bien y lidiar con la presión desde muchos ángulos. Si te desmoronas fácil ante el estrés piénsalo dos veces.

No has investigado lo suficiente

Cualquier negocio requerirá de una investigación antes de dar los primeros pasos, pues deberás convertirte en un experto de cómo obtener ganancias. Las redes sociales e internet ofrecen una oportunidad de mucho valor para realizar un efectivo estudio sobre como montar un negocio rentable.

No sientes pasión por el negocio que quieres iniciar

Aunque la pasión no lo es todo, ciertamente es sumamente importante ya que algunas veces un negocio se puede sentir como un empleo. Si te apasiona te empujarán hacia adelante las ganas de continuar.

Lo recomendable es no dejar el trabajo fijo si no se está listo para enfrentar la incertidumbre del emprendimiento. Aunque se obtiene libertad y mejores ganancias implica mucha responsabilidad. Hay que ser honesto contigo mismo y preguntarte si estás listo para hacerlo. Es mejor construir tu sueño con base en un plan a que tu sueño se vuelva una pesadilla.